Noche en Blanco

Unidad Móvil de Recogimiento
Atroz_zity (David Krapoola, JPA)

La Noche en Blanco 08. Recorrido por las calles del centro cortadas al tráfico. Madrid, 2008.

[Texto original del programa]

“Una unidad móvil de piel reflectante (de espejo) merodea a lo largo de toda la NOCHE BLANCA por la ciudad. Moviéndose muy despacio, a la misma velocidad que los viandantes, entre los diferentes puntos donde tienen lugar las Acciones. En su interior, aséptico y también forrado de espejo, descansa el Artista sobre un lecho. A sus pies, un micrófono que invita a que sean los ciudadanos quienes esta noche se expresen.

Atroz_zity

Identidad artística creada para desarrollar proyectos colaborativos sin jerarquía personal establecida, relacionados con procesos que tienen lugar en el espacio público de la ciudad.”

Este proyecto fue realizado en el marco del programa de performances comisariadas por Pablo Caruana.

La idea era aunar los dos proyectos individuales ideados por David Krapoola y J.P.A. para el marco de las Noches en Blanco: por una parte, pasear y exhibir a un artista durmiendo durante toda la noche, y por otra, crear una pieza sonora y performativa, a partir de las opiniones de los viandantes con respecto al multitudinario evento. La conclusión sería una especie de coche escoba del maratón que supone habitualmente esta noche, un espacio móvil que mostrara al artista en paradójico “recogimiento”, y a la vez “recogiera” las opiniones del público convirtiéndolas en “pieza sonora”.

El diseño del sistema de sonido permitía que los mensajes emitidos por los visitantes se proyectaran de dos maneras diferentes: hacia el exterior, mediante un aparato de megafonía común instalado en el techo del vehículo, y hacia el interior, a bajo volumen, filtrado por un dispositivo controlado por el técnico (oculto detrás de la cama por una cortina reflectante) que actúa sobre esta señal en función del volumen y registro de voz que utilice el usuario: si éste se expresa en un tono de conversación normal, prácticamente no se escuchará a sí mismo por el altavoz del interior, pero si pasa cierto umbral, el dispositivo aumentará y modificará esta señal exponencialmente, hasta el punto de que empiece a ser captada por el micro con más fuerza que la propia voz del usuario y entre en un funcionamiento de retroalimentación, generando un resultado sonoro en el exterior cada vez más abstracto. De esta manera, el visitante no podría disfrutar de su creación sonora más que cuando proyectaba al exterior un mensaje ininteligible. Cada vez que un viandante subía, el espacio quedaba herméticamente cerrado, aislándole del ambiente de la calle e impidiéndole percibir el resultado exterior de su expresión. En todas las situaciones posibles el “Artista” permanecería incólume en su lecho, al contrario que el resto de la ciudad, profundamente dormido, descansando por fin del agotador trabajo de la preparación del escenario, pero presente y en movimiento durante toda la Noche en Blanco. Dos cámaras de video grababan la evolución de los acontecimientos dentro y fuera.

El vehículo utilizado fue un furgón frigorífico de alquiler destinado al transporte de carne. Para modificar su apariencia, se utilizaron paneles publicitarios, forrados con láminas de vinilo espejado y adheridas a la carrocería con velcro. Para “empapelar” el interior se usaron rollos de bolsa de celofán continua, espejada por una cara y transparente por la otra. Este material sería utilizado después del desmontaje y limpieza del furgón, para realizar los paquetes de restos del desmontaje de la unidad móvil de recogimiento, y más adelante toda una serie de encapsulados.

     

  

   

   

   

   

   

   

   

   

   

      

      

      

   

   

   

   

  

  

   

   

   

   

      

   

   

   

Durmiente: J.P.A.
Maestro de ceremonia: David Krapoola
Técnico de sonido: Pablo Pómez
Conductor: Timmy Benito
Documentación fotográfica: Haris Hlorou
Vídeo: Maite Cajaraville, Myriam Martín
Colaboradores: Jesús Domínguez, Oscar Olías, Rabieta Líneas Albiés

Anuncios